Almacén de Pedro Gómez

La necesidad de preparar los plátanos para su embarque hace que La Palma esté sembrada de instalaciones como esta. Abandonada desde hace décadas, su mayor interés está en los cables de acero que conectan su plataforma anexa con el Puerto de Tazacorte, situado casi trescientos metros más abajo. Mientras estuvo en funcionamiento, estos cables sirvieron para bajar la producción de plátanos de La Punta hacia el embarcadero. Era una forma muy original de ahorrarse la carretera, que sin embargo no resistió el paso de los años. Merece mucho la pena acercarse hasta allí mediante el sendero de Gran Recorrido GR 131, que pasa justo al lado. Las personas que sigan este consejo disfrutarán de una fantástica vista panorámica sobre la bahía.